9 de Abril: Modernidad Líquida - Bienestar Docente
BARRANQUILLA, COLOMBIA
Login Signup

Modernidad líquida: nueva era en las relaciones humanas

Durante millones de años las relaciones del hombre con los elementos de su entorno, la naturaleza y los otros seres humanos era directa, nunca requirió ningún tipo de mediación.

Aunque con la aparición y masificación de los medios de comunicación social en la era moderna hubo una primera reinterpretación de la realidad que se presentaba a las personas, esto afectaba sobre todo las percepciones sobre el mundo externo y poco a las relaciones interpersonales y su sustrato principal, la comunicación interpersonal.

Pero de repente somos conscientes de la existencia de lo que llaman  la modernidad líquida, el amor líquido, la sociedad líquida donde de un escenario de realidad sólida con valores tradicionales establecidos y permanentes, hemos pasado a un mundo precario, provisional, ansioso de novedades, en el que se tiene la percepción de que las cosas no van a durar mucho y esto ocurre tanto sobre nuestra percepción de las cosas, como con las relaciones con la gente y la relación que tenemos con nosotros mismos, la percepción de nuestra propia imagen, de las ambiciones que nos guían y la manera como nos evaluamos.

Desde finales del siglo XX esta situación se ha profundizado dramáticamente interviniendo en esto las tecnologías de la información y las comunicaciones TIC. Los dispositivos conectados a internet, las redes sociales y la aparición de nuevos medios de comunicación convergentes en los que desaparece la frontera entre medios colectivos o de masas (prensa, radio, televisión)  y medios  personales (teléfono, correo, etc.) han transformado sustancialmente la forma en que los seres humanos se comunican y relacionan entre sí.

La flexibilidad es la clave de estos tiempos. Todo es susceptible de cambiar. Frente a esto, nuestra angustia aumenta por la incertidumbre del cambio, por que sentimos que no hay de donde agarrarse para afrontarlo. Ante este panorama, que podemos hacer los maestros?

Las relaciones personales son fundamentales a la hora de hablar de la felicidad de una persona. La realidad se construye socialmente, al decir de Manuel Castell. Las instituciones colectivas son las únicas que nos permitirían actuar efectivamente y en ellas debemos volcar nuestra confianza para contrarrestar los efectos de la modernidad líquida.

Se hace necesario recuperar la solidaridad social y razonar que el desapego y el individualismo no puede llevarnos si no a profundizar la incomunicación y la inhumanidad. Ante la incertidumbre debemos fortalecer los lazos con nuestra pareja, con nuestros hijos, con el núcleo familiar, que es la tabla a la que podemos aferrarnos para afrontar la desazón ante lo desconocido.

Cuando nos sentimos amenazados, volvemos a nuestra casa, a nuestro hogar, nos protegemos.  Este espacio y todos los elementos culturales que lo conforman constituyen un factor de seguridad que debemos cultivar.  No sabemos hasta dónde nos llevarán los fenómenos que conforman la modernidad líquida, pero lo único que puede protegernos ante el relativismo generalizado que lo abarca todo en este tiempo, es la vuelta sobre las raíces.

Nuestros estudiantes son golpeados fuertemente por estos fenómenos. Muchas de sus actitudes que juzgamos como rebeldes, son fruto de esta descolocación de los factores que a nosotros, cuando teníamos su edad, nos daban seguridad. Esto debemos entenderlo para poder comprenderlos y poder orientarlos en su proceso de formación.

Nada nos preparó para los vertiginosos cambios que ocurren en la vida de los seres humanos de la era actual. Recomponer la forma como nos relacionamos con los otros seres humanos entendiendo en contexto actual, es una forma efectiva de  hacer que la solidaridad sirva como una cobertura protectora ante la incertidumbre del futuro.

Categories: Liderazgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

barra-colores
barra-colores